Científicos ensayan tratamiento para curar ciertos síntomas de autismo

La clave del descubrimiento reside en que revela cómo tratar la superabundancia de conexiones nerviosas en el cerebro que se relaciona con la presencia del síndrome.

WASHINGTON.- Una investigación centrada en revelar la relación entre el funcionamiento de las sinapsis -conexiones nerviosas- del cerebro y ciertos tipos de autismo podría dar lugar a tratamientos que mitiguen síntomas de este desorden, según especialistas de la Universidad de Columbia (EE.UU.).

De acuerdo al trabajo, la superabundancia de conexiones entre las neuronas ligada a este síndrome se relaciona con el mal funcionamiento del mecanismo normal de eliminación de las sinapsis inútiles.

Los investigadores lograron restablecer el mecanismo cerebral del “corte de sinapsis” en ratones modificados genéticamente para simular el autismo.

Para lograr lo anterior bloquearon, con la ayuda del medicamento rapamicina, la acción de la proteína mTOR, que regula la proliferación celular en mamíferos.

De este modo eliminaron los síntomas típicos del autismo en roedores, como la conducta de evitar el contacto con los demás.

El estudio se publica esta semana en la última edición de la revista “Neuron”.

“Hemos tratado a estos ratones después de la aparición de síntomas y a partir de este estudio sería posible, pero no seguro, obtener los mismos resultados en pacientes tras ser diagnosticados con el síndrome”, explicó el profesor David Sulzer, neurobiólogo de la Universidad de Columbia y principal autor del trabajo.

Según señaló, el hecho de que esta disfunción parezca desarrollarse después del nacimiento es “potencialmente una buena noticia”.

Exceso de señales eléctricas

Durante su desarrollo temprano, el cerebro de un recién nacido produce una enorme cantidad de sinapsis a través de las cuales las neuronas transmiten y reciben señales.

En la infancia y la adolescencia, el cerebro normal comienza a cortar algunas de estas conexiones para que las distintas áreas puedan desarrollarse sin estar sumergidas en un exceso de señales que generen confusión, explican los neurólogos.

Los autores de este trabajo descubrieron esta superabundancia de sinapsis en autistas mediante el análisis de tejido del córtex cerebral, responsable de las funciones neurológicas superiores, de cerebros de 48 jóvenes con edades comprendidas entre los 2 y los 20 años en el momento de su muerte.

Un total de 26 sufrían autismo y 22 eran normales.

Así, constataron que un joven de 19 años sin autismo tenía un 41% menos de sinapsis que un niño pequeño. Un individuo que experimenta el síndrome, en cambio, posee solo 16% menos.

Los neurólogos notaron también que una superabundancia de sinapsis aumenta el riesgo de sufrir epilepsia, debido a que hay más señales eléctricas en el cerebro.

El equipo del profesor Sulzer también descubrió biomarcadores y proteínas dentro del cerebro de niños y adolescentes autistas que indican una disfunción en el mecanismo de eliminación de las células dañadas y envejecidas, llamado autofagia.

Sin este mecanismo no se puede dar el corte natural de las sinapsis.

Sulzer estima la posibilidad de adaptar mejor la rapamicina -utilizada en ratones para restablecer el corte de sinapsis- para tratar ciertos tipos de autismo, con el fin de minimizar los efectos secundarios.

La rapamicina es también un inmunosupresor utilizado contra el rechazo de órganos trasplantados.

EMOL.COM

LEAVE A COMMENT

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web